QUÉ SUCEDE CUANDO SE DEJA DE ENTRENAR

Un entrenamiento constante, sumado a un descanso adecuado y a una correcta nutrición, es la clave para progresar en cualquier disciplina deportiva.

El principal problema para la mayoría de deportistas no profesionales es que, ya sea por periodos vacacionales, por trabajo, por obligaciones sociales o familiares o por mil y un motivos más, no siempre es posible sacar tiempo para entrenar, a veces incluso durante largos períodos. ¿Qué sucede en el cuerpo cuando se deja de entrenar durante dos o más semanas?

Aunque las personas activas intentan practicar su disciplina deportiva siempre que pueden, a veces no resulta posible entrenar con la constancia y dedicación habitual.

Esto da lugar a un ciclo que muchos deportistas aficionados conocen de sobra, que no es otra cosa que comenzar a entrenar con constancia, alcanzar un estado de forma óptimo, dejar de entrenar por el motivo que sea, y volver al punto de origen para arrancar de nuevo. Algo así como el ciclo de la vida del deportista de a pie.

Para entender qué sucede en el cuerpo cuando se deja de entrenar, lo primero que hay que saber es qué sucede en el cuerpo cuando se entrena de forma constante.

Practicar ejercicio físico de forma regular fortalece los músculos y el sistema cardiovascular, además de acelerar el metabolismo; una suma de factores que desemboca en una mayor fuerza y resistencia muscular, un mayor desempeño del corazón con una mejor circulación sanguínea, y un mayor consumo de calorías incluso en reposo, con la consiguiente reducción de masa grasa.

Cuando se deja de entrenar durante un largo período de tiempo, entendiendo como tal un período de 10 o más días, los beneficios obtenidos por un entrenamiento constante comienzan a perderse.

 

 

Esto no quiere decir que no hay que descansar, algo que resulta fundamental e igual de importante que entrenar, ya que incluso con una semana de inactividad física, el cuerpo es capaz de adaptarse de nuevo al entrenamiento sin que el rendimiento se vea afectado por el período de descanso tomado. El problema viene cuando el descanso se alarga más de lo habitual.

Cuando se deja de entrenar durante 10 o más días, el volumen muscular disminuye, al igual que la fuerza y resistencia de las fibras musculares.
El corazón también se adapta a este nuevo estado de descanso reduciendo su volumen, ya que no tiene necesidad de bombear más sangre de lo habitual hacia los músculos ejercitados, retomando la forma que corresponde a una persona de la edad y sexo que pertoque.

Por último, el metabolismo se ralentiza, puesto que al verse disminuida la masa muscular y las necesidades de recuperación del organismo, se deja de consumir más energía en reposo, lo que deriva en un aumento de peso a igual consumo de calorías.

 
Por: Todo mountain bike