Nino Schurter vuelve a ganar en una nueva edición de su duelo con Kerschbaumer

Nino Schurter se lleva la Copa del Mundo de Les Gets en la parte final ante un potente Gerhard Kerschbaumer
El circuito de Les Gets, con subidas tendidas y amplias, ha propiciado una carrera algo diferente a lo habitual con un grupo compacto durante buena parte de la carrera. La sorpresa ha sido el rendimiento de Mathieu van der Poel, muy lejos de lo esperado.

La prueba arrancaba con el empuje de Henrique Avancini, con algunos momentos de protagonismo para el francés Victor Koretzky. El intenso ritmo de salida dejo en evidencia a Mathieu van der Poel.

El ganador del Short Track no pudo engancharse al grupo de cabeza, que en esos primeros momento quedó reducido a 5 unidades: Avancini, Schurter, Tempier, Sarrou y Cink. Otro de los damnificados de esa dura salida era Mathias Fluckiger, que también veía como se iba el tren de los mejores.

Parte del desarrollo de la prueba tuvo mucho que ver con las características del recorrido, no especialmente técnico, con dos largas subidas amplias. Avancini apretó en la segunda vuelta llegando a abrir un hueco respecto a Schurter y un grupo que se estiraba y rompía. Pero todo volvía a unirse.

Kerschbaumer fue el único capaz de enlazar con cabeza de carrera desde el grupo perseguidor

Kerschbaumer era el único biker capaz de enlazar con cabeza de carrera desde el grupo perseguidor. En una de las bajadas Avancini perdía el control de la rueda delantera, yéndose al suelo sin consecuencias, pero haciendo que Nino Schurter acabase chocando contra él. Era el momento en el que Tempier asumía el liderato y marcaba la pauta durante una vuelta. Eso sí, con todo el grupo de cabeza tras él.

El italiano Kerschbaumer sería el siguiente en tomar el mando y forzar el ritmo. A todo ello, quien estaba realizando una carrera excepcional era el canadiense Peter Disera, capaz de mantenerse a medio camino entre el grupo de cabeza y los perseguidores. Un grupo perseguidor en el que se encontraba un gran David Valero.

Cink tomaba su turno tirando en la 4ª de las 8 vueltas que tenían que realizar. Justo cuando Fluckiger se acercaba al grupo. El ritmo del checo volvía a estirar el grupo hasta romperlo. Solo Avancini y Schurter se mantenían a su estela. Sin embargo el grupo volvería a unirse. Con el paso de las vueltas empezó la selección natural y solo Kerschbaumer, Schurter, Avancini y Cink mantenían sus opciones de triunfo.

Hasta que Nino Schurter puso la directa. Un ataque en la penúltima vuelta le situaba en cabeza de carrera. Solo Kerschbaumer conseguía mantenerse a su estela. Así empezaba la última vuelta. La carrera iba a ser un mano a mano entre ambos.

El campeón del mundo empezaba la última vuelta junto al campeón de Italia. Las opciones de Kerschbaumer pasaban por dejar a Schurter en las subidas. Pero no logró hacerlo. De hecho sería Schurter quien se iría subiendo. El de Scott-SRAM ejecutó una carrera perfecta. Controlando la situación en todo momento y dando muestras de cómo sabe leer la prueba para sacar el máximo partido a su rendimiento. 15 años después de ganar su primer mundial lograba ganar una Copa del Mundo en el mismo lugar.

Kerschbaumer se llevaba una meritoria 2ª plaza y Avancini volvía a obtener la 3ª posición, como en Vallnord. Tempier era 4º y daba el primer top-5 del año al Bianchi, equipo que desaparecerá este año. Lo conseguía en un cerrado sprint con Cink, que era 5º.

Por: EsMtb