KITTEL, UN «TIRANO» EN BERGERAC, LOGRA EL PÓKER

El alemán Marcel Kittel (QuickStep) se convirtió en Bergerac en el auténtico «Tirano» del esprint en la presente edición del Tour al anotarse su cuarta victoria en una jornada tranquila, de transición, que no varió la general, con el británico Chris Froome al frente.  

Kittel, de 29 años, abrillantó su maillot verde con absoluta superioridad, como corresponde al actual rey de las llegadas masivas, esta vez por delante de su compatriota John Degenkolb(Trek) y del holandés Dylan Groenewegen (Lotto Jumbo). Todos con un tiempo de 4h.01.00, a una media de 44 por hora.  

Jornada de transición auténtica en la décima etapa, que atravesó Dordoña desde Perigueux y Bergerac a lo largo de 178 kilómetros. Nohubo caídas ni incidente alguno tras el descanso. Los esprinters debían volver a escena y no faltaron a la cita.  

Por contra, otra opción para los favoritos de declarar una treguatras la batalla del pasado fin de semana. Había que restañar heridas y darle respiro al cuerpo. Todos los favoritos solo se quejaron del calor, si acaso.

El británico Chris Froome cumplió con la ceremonia del líder un día más, y otro menor en espera de Pirineos.   Diferencias intactas en la general, posiblemente congelada hasta el jueves con la etapa de Peyragudes.

Froome mantuvo los exiguos 18 segundos por delante del italiano Fabio Aru (Astana) y 51 respecto al francés Romain Bardet (Ag2r). Excedencia para los gallos hasta la cordillera pirenaica.  

En Périgueux, ciudad de adopción de Lucien Petit-Breton, ganador del Tour 1908 y uno de los ciclistas muertos en la I Guerra Mundial,se cortó la cinta para el agradable viaje por tierra de vino y ocas,la Dordoña, cuyos paisajes no dejan a nadie indiferente.  

Elie Gesbert (Fortuneo), con 22 años el benjamín del pelotón, y Yoann Offredo (Wanty), decidieron pasear el maillot adelantados al pelotón. Es la llamada escapada publicitaria, siempre mejor que pasar inadvertidos en medio de la marabunta, que guarda sus intereses para el final.  

A la altura de La cueva de Lascaux (km 42), que alberga el museo de arte rupestre más importante del mundo junto a Altamira, el dúotenía 2:30 minutos, la mayor ventaja de la aventura que terminó el sueño a 7 de Bergerac, ciudad famosa por el personaje teatral deCyrano y por inolvidables gestas de campeones.  

Allí Miguel Indurain fraguó su cuarto título en la ronda de 1994y dio nombre a uno de sus apodos: «Tirano de Bergerac», rodando a más de 50 por hora en 67 kilómetros. Y en 1961 Anquetil hizo el recorrido contrario CRI para conquistar el Tour.  

Esta vez la visita del Tour también dejó un pequeño recuerdo parasu álbum de oro. Se formó un esprint descontrolado, como siempre, enel que el Lotto de Greipel y el Katusha de Kristoff trataron deponer las piezas en su sitio para sus velocistas, aunque el noruegosigue  sin levantar los brazos por culpa del poderío de Kittel.  

Iba solo Kittel, alejado de los primeros puestos al comienzo delesprint, pero como ese león que divisa a la gacela de lejos, fue acercándose poco a poco, oliendo la victoria.

Cuando Degenkolb lanzóel ataque definitivo, el ciclista de Arnstadt salió disparado, metióla directa y ganó con una facilidad asombrosa.   Kittel está en estado dulce.

Logró la decimotercera etapa en el Tour, por los que supera las 12 de Erik Zabel. Y si logra otra etapasuperará las cuatro de 2014. El gigante rubio está en estado de gracia, imbatible. En Bergerac, un «Tirano».  

La undécima etapa, entre Eymet y Pau, de 203,5 kilómetros, ofrece otra opción a los velocistas, en una jornada con una pequeña cota decuarta en todo el recorrido. EFE