FUMIC Y AVANCINI SON LOS NUEVOS LÍDERES DE LA ABSA CAPE EPIC 2019

Un pinchazo de Lars Forster ha sido el inicio de una pesadilla para el Scott-SRAM. Han llegado a perder 10 minutos pero han logrado recortar diferencias, aunque no mantener el liderato de la Absa Cape Epic

La Absa Cape Epic ha celebrado hoy la que se podría considerar como la etapa reina para muchos. El día en que la carrera llega a su techo en la ascensión al Groenlandberg, una subida conocida por los corredores puesto que es habitual en las últimas ediciones de la carrera.

Con 1.100 metros de altura en su punto más alto, esta ascensión no solo es temida por su subida, sino por su bajada. El descenso es largo y por pistas y senderos extremadamente pedregosos que suelen ser el punto habitual de averías y problemas mecánicos. La bajada del Groenlandberg ha vuelto a ser fiel a su leyenda y ha marcado la etapa de hoy a causa de la avería que han sufrido Nino Schurter y Lars Forster.

La jornada de hoy, con 107 km y 2.800 metros de desnivel positivo, se sumaba a los dos anteriores exigentes esfuerzos y, con ello, suponía poner a prueba las fuerzas de los equipos y que los conjuntos con más fondo y resistencia empezasen a brillar sobre los más explosivos. Así ha sido. La etapa se ha disputado a un ritmo alto durante toda la jornada. El equipo de Mantecón y Cink ha forzado la máquina en el inicio para llevarse el HotSpot del día de hoy (y su premio económico) aunque después no han jugado un papel relevante en la disputa de la victoria, como sí hicieron ayer.

La nota llamativa de la ascensión al Groenlandberg era ver como Roberto Bou era el encargado de marcar el ritmo en el grupo de cabeza de carrera durante la primera parte de la subida. Ha sido un día en el que el equipo Bou/Losada se ha dejado ver en el grupo delantero. Aunque los más constantes han sido Guerra y Morcillo, del Buff Scott, que con una nueva sólida actuación se consolidan en el top-10 de la general de esta edición.

Han perdido casi 10 minutos hasta reparar de forma definitiva y gracias a una rueda que les han cedido el equipo B del Scott SRAM

De vuelta a la lucha por la general, en la larga subida al Groenlandberg hemos visto, por primera vez, algún síntoma de debilidad de Lars Forster, que se situaba a cola del grupo mientras Avancini marcaba el ritmo en cabeza. Al coronar el equipo Scott-SRAM cedía unos metros. Nada relevante, pero lo más grave estaba por venir. En la bajada Lars Forster pinchaba su rueda trasera mientras el Cannondale Factory Racing desaparecía en solitario. Era el inicio de una pesadilla para los líderes.

Intentaban reparar sin éxito puesto que, al poco de emprender la marcha esa misma rueda trasera se quedaba sin aire. Optaban por rodar en llanta e intentar llegar al punto de asistencia. Su equipo de apoyo, el formado por Andri Frischknecht y Gert Heyns les acabaría dando caza y cediendo una rueda que, finalmente les permitiría iniciar la persecución de los Cannondale. Eso sí, perdiendo casi 10 minutos respecto a ellos.

A partir de aquí la etapa fue una lucha de tú a tú entre el Cannondale Factory Racing y el Scott SRAM. Los suizos iban limando tiempo poco a poco y lograron reducir la distancia perdida en meta. Pero han perdido el liderato puesto que contaban con 4:04 de ventaja sobre los Cannondale. De esta forma llega el primer cambio de líderes a la carrera y se abre un poco la lucha por la general.

Por: EsMtb