EL LA VUELTA A SUIZA EL ITALIANO COLBRELLI HACE SUYO UN LARGO ESPRINT Y KUNG SIGUE COMO LÍDER

El italiano Sonny Colbrelli (Bahrain-Merida) hizo suya este lunes con un largo y potente esprint la tercera etapa de la Vuelta a Suiza, entre Oberstammheim y Gansingen, de 182 km, que mantiene como líder de la prueba al suizo Stefan Kung (BMC).

Sonny Colbrelli, que invirtió un tiempo de 4 horas 39 minutos y 51 segundos, se impuso en los metros finales al colombiano Fernando Gaviria (Quick_Step Floors) y al eslovaco Peter Sagan (Bora-Hansgrohe), segundo y tercero en la línea de meta, respectivamente.

Se trata de la segunda victoria de etapa en 2018 de Colbrelli, que ya hizo suya una en el Tour de Dubai.

La tercera etapa, con un sinuoso perfil, con el ascenso a cinco puertos en sus 60 últimos kilómetros, se vio además acompañada por la lluvia, lo que la hizo aún más complicada para los corredores.

Como era previsto, se sucedieron los intentos de fuga, siendo el principal el protagonizado por el trío formado por el francés Fabien Grellier (Direct Energie), el italiano Filippo Zaccati (Nippo-vini Fantini)y el australiano Calvin Watson (Aqua Blue Sport), que llegaron a contar con una ventaja de 3:40 a un centenar de kilómetros de la meta.

Una ventaja que el pelotón del líder no dejó ir a más y que mantuvo siempre bajo control, hasta que a unos 50 kilómetros de la meta el BMC ya empezó a trabajar duro para anular la fuga.

El equipo del líder deseaba mantener a Kung con el ‘maillot’ amarillo, además de ayudar a Greg Van Avermaet en sus opciones de triunfo en un esprint final.

A unos 35 km de la meta, saltó del grupo el australiano Christopher Juul-Jensen (Michelton-Scott), quien, primero, atrapó a Watson, que se había descolgado de la cabeza, y luego se unió en la fuga a Grellier y Zaccati.

Eso sí, el nuevo trío apenas superó el minuto y medio de ventaja sobre el pelotón. La fuga se terminó a 9 km de meta.

Los últimos kilómetros vio nuevos intentos de escapada, que resultaron inútiles. Todo se iba a decidir al esprint y, ahí, el más valiente fue Colbrelli, que lanzó un potente demarraje a unos 250 metros, que le llevó al triunfo, pese a los esfuerzos de Gaviria y Sagan.

Kung, que entró con el gran grupo, se mantiene de líder, con tres segundo s de ventaja sobre su compañero Van Avermaet. Este martes, se disputará la cuarta etapa, Gansingen-Gstaad, de 189,2 km.