EL FRANCÉS GENIEZ SE IMPONE EN LA 97 EDICIÓN DE LOS TRES VALLES VARESINOS

El francés Alexandre Geniez (Ag2r) ganó la 97 edición de la clásica italiana Tres Valles Varesinos, entre Saronno y Varese, de 192 kilómetros, en un esprint entre tres en el que superó a su compatriota Thibaut Pinot (Francaise) y al italiano Vincenzo Nibali (Bahrain).  

Geniez, natural de Rodez, de 29 años y ganador de dos etapas de la Vuelta a España (Peyragudes en 2013 y Ézaro en 2016), logró enlazar con Pinot y Nibali, que marchaban escapados a un kilómetro de meta, y en la recta final impuso su velocidad por escaso margen, suficiente para adjudicarse la prestigiosa carrera varesina marcando un tiempo de 4h.40.07, a una media de 40,063 kms/hora.  

Geniez, que obtuvo la tercera victoria de la temporada, sucede en el palmarés al italiano Sonny Colbrelli. Por velocidad evitó el triunfo de Pinot, que fue el primero en arrancar a 150 metros de la pancarta.  

La prueba estuvo animada por una fuga de 6 hombres permitida y controlada por el pelotón, con presencian del español Diego Rubio (Caja Rural), acompañado en la aventura por Turek (Israel Academy), Tonelli (Bardiano), Nych (Gazprom), Carlini (D’Amico Utensilnord) y Bernardinetti (Amore&Vita).  

Cuando la renta era superior a los 6 minutos entró en acción el Sky para dejar claro a los expedicionarios que no iban a cumplir su objetivo.

Por si fuera poco, se formaron fugas intermedias que avivaron aún más la marcha.   En una de ellas se metió otro español, el madrileño Carlos Verona (Orica), quien enlazó con la cabeza acompañado de otros tres hombres e intentó el despegue en solitario a 15 kilómetros de meta, a punto de entrar en la última vuelta del circuito de Varese.  

En el grupo principal empezaron los movimiento con una voluntad clara del Bahrein de buscar la victoria, bien atacando con Nibali o al esprint con Colbrelli. Visconti se encargó de tensar el ritmo y seleccionar un grupo aún numeroso, y luego Nibali jugó su carta ganadora.  

El «Tiburon» siciliano atacó a 4 de meta y se le pegó a rueda Pinot. Ambos abrieron hueco, en un despliegue enorme de fuerza, pero las energías fallaron en el tramo final, cuando no pudieron evitar la visita de rivales incómodos como Geniez o Diego Ulissi.  

A la desesperada lo intentó Pinot desde lejos, con el esprint ya lanzado entre los tres candidatos, Nibali se pegó a su rueda, pero ambos, que hicieron un gran desgaste con su postrera fuga, vieron cómo Geniez les ganaba la partida en la misma raya de meta.