DEPORTE Y RESACA

Ha dormido poco, ayer se pasó con los combinados y le duele la cabeza. Aun así, le apetece salir a correr al parque. Pero, ¿debería?

Se levanta aturdido, anoche se pasó con los gin tonics y ahora paga las consecuencias. Siente dolorida cada parte de su anatomía, y el cuerpo le pide agua con desmesurado afán.

“No es conveniente hacer deporte en un día de resaca”

De acuerdo, tiene resaca, pero se resiste a admitir que esta situación marchite su día de fiesta. Piensa hacer vida normal, incluida una sesión de running antes del mediodía, aunque haya dormido poco a causa de la ingesta de alcohol. ¿Es una decisión correcta? ¿Son compatibles la resaca y el deporte?

Guillermo Rodríguez, médico deportivo en Instituto Avanfi, advierte: “No es conveniente hacer deporte en un día de resaca”. El motivo fundamental es que aumenta el riesgo de lesión muscular debido a las siguientes razones, según el especialista:

– “Los músculos a los que se obliga a trabajar y rendir no están en sus mejores condiciones de recuperación debido a la falta de reposo”.

– “El alcohol provoca una acidosis (acumulación de ácido), que unida a la producción de ácido láctico, que se desarrolla cuando el cuerpo descompone carbohidratos para utilizarlos como energía durante momentos de niveles bajos de oxígeno, aumenta el riesgo de lesión deportiva”.

– “La resaca provoca una alteración metabólica importante en la glucosa: otro factor que dispara el riesgo de lesión muscular”.

Además, según continúa el doctor, hacer deporte con resaca aumenta el riesgo cardiovascular, “puesto que la frecuencia cardiaca al inicio de la práctica deportiva ya es más elevada de lo normal, debido a la falta de un reposo adecuado”.

Así, actividades como el spinning, partidos de fútbol o tenis o ejercicios realizados en lugares con muy alta temperatura (como el yoga Bikram), están desaconsejados durante estos episodios. Otro factor a tener en cuenta es la deshidratación.

El cosumo de alcohol inhibe la hormona que controla la reabsorción de agua, algo que, durante el deporte, puede conducir a un agotamiento exagerado o a la aparición de calambres.

Los deportistas se han de abrigar bien, porque el alcohol provoca una vasodilatación con la consiguiente pérdida de temperatura corporal” (Guillermo Rodríguez, médico)

Si aun así, ha decidido ponerse en marcha, el doctor Rodríguez recomienda hidratarse a conciencia, de modo que la ingesta de agua y su posterior diuresis (excreción de la orina) “ayude a que recuperemos el equilibrio de líquidos dentro de nuestro organismo”.

Y continúa: “También invito a los deportistas a que se abriguen bien, porque el alcohol provoca una vasodilatación con la consiguiente pérdida de temperatura corporal”.

Marcos Flórez, entrenador personal y fundador de estarenforma.com, sugiere que olvidemos las actividades intensas en los días de resaca y las sustituyamos por estas otras opciones más suaves o moderadas. “O cualquier otra que solo provoque un ligero sudor”, apunta,

1. Bicicleta elíptica: 30 minutos, a una intensidad del 66 % o 70 % del ritmo cardíaco máximo.

2. Carrera suave: también puede optar por la caminata veloz o power walking.

3. Bicicleta estática: 30 minutos, a una intensidad del 66 % o 70 % del ritmo cardíaco máximo.

Una última aclaración: lo que suda no es gin tonic, aunque sepa diferente. “El único proceso de eliminación real pasa por el hígado, ya que la cantidad de alcohol que sudamos es mínima”, zanja Guillermo Rodríguez.

Y recuerde que si lo que quiere es pasar la resaca lo antes posible, la mejor opción reside en dejar el deporte para el lunes y ceñirse a estos consejos de supervivencia resacosa que nos da el médico general Moisés Robledo: agua, medicamentos, vitaminas y un buen plato de pasta con verduras.

ANA G. MORENO