29ª EDICION DEL MARATHON GRAND RIDE MTB DE SUIZA

No necesita presentación. El Grand Raid BCVS es una prueba única e histórica. Hoy en día el calendario de pruebas de bike-maraton internacionales, especialmente en el centro de Europa, es espectacular.

Muchas son relativamente nuevas en el calendario y buena parte de ellas han crecido a la sombra del concepto que hace años (29 en concreto) impulsó el Grand Raid. Un enorme reto para cualquier biker, condimentado con unas vistas y paisajes excepcionales. La 29ª edición de la prueba suiza fue un nuevo éxito. Y lo mejor está por venir, el año que viene, con su 30º aniversario.

Como pilar del bike-maraton europeo, hemos seguido el Grand Raid BCVS en multitud de ocasiones. Podéis ver nuestra previa del año pasado, donde descubriréis parte de los detalles de su recorrido. Aunque el reportaje de la Grand Raid BCVS 2017 que hicimos el año pasado es el mejor punto de partida para descubrir de qué va esta prueba emblemática.

Un resumen rápido. Un recorrido en línea. 4 posibles trazados diferentes (125 km, 93 km, 68 km, 37 km), con puntos de inicio distintos, todos siguiendo el mismo trazado y con el mismo final en Grimentz.

La prueba reina, parte de las UCI Marathon Series y de la MTB Alpine Cup, parte de Verbir. 125 km y +5.000 metros de desnivel, los números de la prueba reina. Todas las distancias, incluso la más corta, tienen que superar el Pas de Lona, el punto insignia del Grand Raid BCVS.

¿Qué es el Pas de Lona? Es la última ascensión del recorrido. La más larga, la más dura y la más espectacular. A la que se llega bien “caliente”, con más de 3.000 metros ascendidos en el caso de los participantes de la Verbier-Grimentz, el recorrido largo.

Aunque su punto más peculiar son sus últimos 350 metros de desnivel positivo. Consisten en un espectacular y durísimo porteo de la bicicleta por un sendero más digno del cercano UTMB de trail running que no de una prueba de MTB. Una vez arriba, te quedará una bonita bajada antes de superar los últimos 150 metros de desnivel, dolorosos como pocos, y ver como el paisaje se abre ante ti con un imponente glaciar un enorme lago de agua turquesa, en un momento que, sin nunca has hecho la prueba, te quedará grabado para siempre.

¿Qué tipo de terreno encontrarás? Predominantemente rodarás por pistas lisas y tramos de asfalto. Eso sí, salpicados por tramos de sendero, no muy largos pero si divertidos y espectaculares. Especialmente el que encuentras al coronar la penúltima gran subida de la prueba.

Un sendero con tramos de cierta dificultad. La bajada más técnica es la final, una larguísimo descenso, que a buen seguro te llevará más de media hora (a no ser que esté peleando por el top de la clasificación) y donde encontrarás de todo.

Sendero liso, senderos pedregoso, trialeras, pistas, asfalto… todo antes del peculiar final de la carrera. Olvídate de sprintar. Llegarás casi directo de la baja a la entrada de la enorme carpa donde comen los bikers y donde, a la vez, llegan los compañeros que todavía están en carrera en un gran ambiente festivo.

La edición 2018, un vencedor sorprendente y el mejor resultado español de la historia

Con su enorme fama, la prueba atrae a buena parte de los mejores bikers de bike-maraton del planeta año tras año. Una de esas pruebas que da prestigio tener en el palmarés. El suizo Urs Huber, además de embajador de la prueba, siempre suele ser uno de los hombres a batir.

Por algo ha ganado 5 veces. Excepto en esta ocasión. La semana anterior, en otra maraton con solera en Suiza, la Eiger Bike Challenge, tuvo una fuerte caída rompiéndose la clavícula por tres lugares.

El suizo no está de suerte últimamente por esta época. El año pasado, en el propio Grand Raid, tuvo una caída que también acabó con rotura de clavícula.

En este tipo de pruebas de bike-maraton suele haber un componente común: muchas de las bajadas, que son muy largas y con mucho desnivel, se realizan por pistas rapidísimas donde se rueda a una velocidad altísima.

Una caída en esas condiciones no perdona y siempre suele ser sinónimo de daños importantes.

Por ello, sorprendía aún más verlo en la parrilla de salida, 6 días después de romperse la clavícula. El suizo salió, y su participación tenía un motivo.

Es el líder de la MTB Alpine Cup, que cuenta con importantes premios a la general, y en su reglamento se especifica que para optar a la general se tiene que haber participado en todas las pruebas. Aunque sea salir. Obviamente, y a pesar que llegó a rodar en el grupo delantero de la carrera, acabó abandonando.

En cuanto a la lucha por la victoria, fue la confirmación de la entrada en la élite del bike-maraton mundial de un “nuevo” corredor. El alemán Andreas Seewald ya había dado pequeños destellos de su talento en los pasados años, pero el salto de calidad que ha dado en este 2018 es espectacular.

Un resumen rápido de sus resultados. En el Europeo fue 14º, el punto a partir del cual empezó a mejorar de forma imparable. Eso sí, todas sus hazañas tienen algo en común, son siempre en las pruebas más largas y duras del bike-maraton.

Ojo a él en el próximo Campeonato del Mundo de bike-maraton, que tendrá un trazado muy duro en el apartado físico. Fue 5º en la Ronda Extrema del Festival de Garda, fue 3º en la Zillertal Bike Challenge (una prueba por etapas conocida por la extrema dureza de sus subidas), 2º en la MB Race, 2º en la brutal Salzkammergut Trophy de más de 200 km, subió al podio en la 1ª etapa de la Ischgl Stage Race y, ahora por fin, ha logrado el gran triunfo que ya había rozado.

Andreas Seewald se impuso en el Grand Raid BCVS de forma espectacular, sacando distancia en el tramo de pateo, en parte por un pasado runner, y llegando a meta con más de 10 minutos de ventaja sobre Samuel Porro (que venía de concentrarse en Livigno las semanas anteriores). Su tiempo, de 6:00:12, seguro que le generará algún pequeño dolor de cabeza.

Por 12 segundos no ha entrado en el exclusivo club de los que han acabado la prueba en menos de 6 horas desde que tiene este recorrido (ya hace bastantes años). Urs Huber es quien tiene el récord 5:58:01.

Konny Looser, otro biker habitual de este tipo de pruebas de bike-maraton de mucha dureza, completó el top-3. Aunque por los pelos. A su rueda entró, ni más ni menos que Christoph Sauser.

El biker ¿retirado? de Specialized ya dio pistas que estaba en un buen estado de forma la semana anterior tomando parte en una prueba de carretera de más de 200km en la que fue 2º. Sauser sabe lo que es ganar esta prueba y el nivel que tuvo en este 2018 no está lejos del mismo que tenía cuando competía de forma profesional. Un 4º puesto a apenas unos segundos del 3º es un resultado que bien podía ser de su mejor época.

Por parte española la gran noticia la protagonizó Roberto Bou. Tras lograr ser 5º en la MB Race, aquí demostró que ha dado un salto enorme en su rendimiento logrando los primeros resultados destacables en grandes pruebas internacionales.

El Grand Raid ha visto pasar a muchos bikers nacionales de buen nivel a lo largo de su historia, pero ninguno había logrado meterse en el top-10. Hasta ahora, puesto que Roberto Bou, en una prueba sólida, consiguió una meritoria 8ª plaza final. El mejor resultado de un corredor español en esta mítica cita.

En la categoría femenina Esther Süss arrasó imponiéndose con media hora de ventaja y Natalia Fischer igualó el mejor resultado de una corredora nacional, la 4ª plaza lograda por Claudia Galicia en 2015. Mercè Pacios entró en el top-10 con su 8ª posición.

Este año 2.420 bikers tomaron parte en la carrera en alguna de sus 4 distancias. Curiosamente, la más popular fue la de 68 km, la segunda más corta. Como novedad, este año se estrenó la categoría por relevos, haciendo equipos de 4 personas que salen en cada uno de los diferentes puntos de partida de las 4 distancias cuando reciben a su compañero.

Todo listo para el gran 30º aniversario del Grand Raid BCVS

30 años. Todo un hito para una carrera de mountain bike. Más aún con este formato tan atrevido y exigente. ¿Os imagináis como era afrontar un recorrido así con las bicis de hace más de 20 años?

Meterse en las interminables bajadas alpinas con frenos de cantilever, neumáticos finos y cámaras en las ruedas a 3 bar. El calendario está plagado de pruebas de bike-maraton. Todo se puede comprar. El mejor montaje, el mejor marketing… pero la historia no. Y el Grand Raid BCVS, si de algo puede presumir, es de su historia.

El año que viene la organización prepara algunos actos especiales. Por ejemplo, intentará retransmitir las últimas 2 o 3 horas de carrera en directo por la televisión suiza. En 2017 ya se retransmitió la parte final en directo, pero no durante tanto tiempo.

Si quieres un reto excepcional en el apartado físico, descubrir paisajes excepcionales, ser parte de una prueba organizada con mimo durante ya casi 30 años, la edición 2019 del Grand Raid BCVS te está esperando. Una enorme oportunidad de estar en la salida de una carrera mítica del MTB.

Por: EsMtb