¿VOLVERÁ EL TOUR DE TRUMP, LA CARRERA CICLÍSTICA QUE PATROCINÓ EL NUEVO PRESIDENTE?

Donald Trump, el nuevo presidente de los Estados Unidos, tuvo un negocio vinculado en el deporte, concretamente con el ciclismo.
El millonario invirtió en 1989 en el llamado Tour de Trump, una carrera ciclista internacional en la costa Este y que en palabras del propio magnate, pretendía competir con el Tour de Francia.

“Realmente miro hacia el futuro. Siempre lo hago con las inversiones, con ofertas, con cualquier cosa, y creo que este es un evento que puede ser tremendo en el futuro. La idea es que sea el equivalente al Tour de Francia”

Pero Trump fracasó en este negocio. La carrera continuó varios años más con el nombre de Tour DuPont, una empresa de productos químicos, y entre sus ganadores tuvo al mismísimo Lance Armstrong en dos ocasiones, y también el hoy comentarista y experto de Eurosport, Greg LeMond, en su edición de 1992.
Otros ganadores también eran ciclistas conocidos en los años noventa, como el holandés Erik Breukink o el mexicano Raúl Alcalá.

Donald Trump, en una entrevista concedida a la NBC en 1989 para explicar su proyecto, hablaba de que su propia carrera ciclista podría acabar siendo como el Tour de Francia y que podría atravesar Estados Unidos de costa a costa: “Realmente miro hacia el futuro. Siempre lo hago con las inversiones, con ofertas, con cualquier cosa, y creo que este es un evento que puede ser tremendo en el futuro. La idea es que sea el equivalente al Tour de Francia”, dijo.

El propio Donald Trump invirtió varios millones de dólares en la organización de este evento, pero dejó de esponsorizarlo para dar paso a la química DuPont por la crisis financiera que atravesaron sus compañías en esta época.

Según puede leerse en un artículo publicado en ‘Deadspin.com’, este Tour de Francia a la americana organizado y patrocinado por Trump, tuvo una inversión inicial de 750.000 dólares , pero sus pérdidas fueron millonarias, ya que los premios para los ganadores también eran elevados para atraer la presencia de equipos y ciclistas europeos de relevancia.
En esta década de los ochenta, Trump realizó una serie de extrañas inversiones sin ningún éxito, como por ejemplo su propia compañía de aerolíneas o un casino en Atlantic City.

En cualquier caso el Tour de Trump y su posterior denominación Tour DuPont no pudo consolidarse ni convertirse en la carrera ciclista más importante de Norteamérica, ya que este deporte todavía no estaba del todo consolidado en la costa Este y pese a los Tour de Francia ganados por LeMond, en esa época (última edición en 1996), Lance Armstrong no había ganado todavía su primera ronda gala.

Actualmente el ciclismo estadounidense tiene tres eventos de magnitud, el más importante es el Tour de California, que se disputa en las mismas fechas que el Giro de Italia.
Las otras son el Tour de Utah y el USA Pro Cycling Challenge, también conocido como Tour de Colorado.
No obstante, esta última prueba no se disputará en 2016 debido a problemas económicos, según anunciaron sus organizadores recientemente.