TÉCNICAS PARA PERFECCIONAR TU MTB EN LA CALLE

Conviértete en un mago del MTB… ¡entrenando estas habilidades en la misma puerta de tu casa!

Puede que una calle de la ciudad no sea tan bonita como una montaña, pero te sorprendería saber lo fácil que es imitar los obstáculos que encontrarás en un trail en tu propio barrio.
Ya sea en tu trayecto diario o en el jardín, aquí tienes siete habilidades con la bici en las que te puedes poner a trabajar ya.

1. Pasos estrechos

Rodar en línea recta puede que parezca muy fácil pero enseguida nos damos cuenta de que es más difícil de lo que parece. En el mountain bike la precisión es fundamental así que es algo en lo que debemos practicar.

Para pasar por lugares estrechos como puede ser un tronco, tienes que ser capaz de mantener la línea y el equilibrio. Esto lo puedes practicar en casi cualquier lugar, y con el grado de dificultad que desees. Puedes empezar en una calle llana para luego subir al arcén e ir incrementando la dificultad de manera gradual a medida que vas progresando.

Consejo: Mirar bien lejos. Es fácil quedarte mirando la rueda delantera.

2. Parado

Se trata de mantenerte de pie mientras la bici está parada. No es el truco más apasionante de todos pero es muy útil para parar y comenzar, además de para mejorar tu equilibrio encima de la bici.

Los semáforos son una oportunidad perfecta para practicar, aunque si no quieres tener público puedes practicar en un sitio más privado. Mantén las manos ligeras, tu peso centrado y sigue intentándolo. Una vez lo logras es para toda la vida.

Consejo: Practica en un lugar que tenga una ligera inclinación.




3. Levantar la bici

Es algo muy similar a un caballito pero en vez de pedalear para levantar la rueda delantera se lleva el peso del cuerpo hacia atrás. Es muy práctico para pasar por encima de raíces u obstáculos similares.

Una vez que logras esto puedes aprender otros trucos como el bunny hop. Así que merece la pena intentarlo.

Consejo: Baja los tobillos y controla el freno trasero para no irte demasiado para atrás.

4. Bunny hop

No hay nada peor que un tronco mal puesto para arruinar con tu descenso. Un problema que se puede resolver con un bunny hop. Una vez que has aprendido a levantar la bici echándote para atrás, luego sólo tienes que echarte hacia delante para conseguirlo.

Las líneas blancas un buen punto de partida para aprender. Luego puedes ir incrementando la altura de los obstáculos. Si temes caerte hazlo en un lugar donde haya tierra y hierba.

Consejo: Practica primero levantando de manera independiente cada rueda antes de intentarlo con las dos.

5. Wallride

Subir por una pared va un poco en contra del instinto así que es algo que da bastante miedo pero una vez que lo dominas es un truco impresionante. Cuando lo practiques en el campo elige con cuidado la pared que quieras atacar.

Consejo: Prueba con peraltes o en un parque para bicis de freeride, experimentando con distinta velocidad.

6. Escalones

Las raíces y las rocas están por todas partes en el campo. La técnica de los escalones te ayudará a superar estos obstáculos. Entrena en una escalera y ve subiendo el grado de dificultad hasta que seas capaz de levantar la rueda delantera a voluntad.

Consejo: Una vez más, mira hacia delante. Tu cuerpo (y la bici) seguirán a tus ojos.

7. Curvas

Negociar bien las curvas hará que seas mucho más rápido en un descenso, así que conviene trabajar en esta técnica para hacerlo con fluidez. Con un poco de imaginación puedes practicar en callejones estrechos. Asegúrate de mezclar curvas rápidas y lentas.

Consejo: Haz toda la frenada de una vez, antes de la curva, así ganarás velocidad en el viraje.

Fuente: Rachel Verity