REALIZAR UNA BUENA RECUPERACIÓN DESPUÉS DE UNA LESIÓN

Después de una lesión, un golpe fuerte o hasta un bajón de azúcar o algo semejante debemos tomarnos un descanso para una buena recuperación.

El problema llega cuando los ciclistas no se toman el tiempo suficiente para dicha recuperación y al día o a los dos días vuelven a realizar ciclismo y ademas con el mismo periodo de entrenamiento, dificultad… 

Algunas veces, muchos ciclistas piensan que el proceso de recuperación como que es simplemente un período muy corto de tiempo, atribuido en algunos casos de ciclistas amateur a un sólo día, para la recuperación completa, cosa falsa y que ademas les cuesta asimilar en su mentalidad ciclista, las numerosas ventajas que puede acarrear tener una recuperación en condiciones y simplemente, intentan descansar lo menos posible.

Lo primero de todo y una de las cosas más importantes que todo ciclista debe saber es la diferencia grande que hay entre descansar y recuperar. Aunque cierto es que algo en común tienen y estén relacionados de alguna forma, si nuestro objetivo está firme y claro, y entrenamos para ello, debemos de descansar para recuperar.
 
A su vez, debemos de tener claro que el factor de recuperación es muy importante cuando existe una gran carga física que pueda producirnos estrés o fatiga tanto muscular como psíquica a la hora de volver a practicar ciclismo.




Debes pensar que si el objetivo es mejorar y recuperarse para evitar una lesión más grane, cuanto mejor recuperemos, mejor podremos entrenar y por tanto, mejor será nuestro rendimiento… Y si a todo ello, una vez  realizada la correcta recuperación le sumamos constancia y esfuerzo, nuestro objetivo está realmente cerca.

 

Consejos para la correcta recuperación.

  • Dormir. Debes descansar entre 7-8 horas correctamente. Tiene unos grandes efectos recuperadores y regeneradores en nuestro organismo que hará que te sientas mucho mejor. Ademas es una practica que a todos nos gusta y ademas muy necesaria.
  • Baños en frío-calor. Esta practica muchos la tienen en cuenta y la practican aunque no estén lesionados. Un baño o  ducha alternando agua fría y agua caliente en las piernas repitiéndolo en varias ocasiones durante 30 segundos  aumenta considerablemente la circulación de tu organismo, y por tanto, hace que la recuperación muscular del mismo acelere. Al principio si nunca lo realizas es algo incomodo pero luego te acostumbraras.
  • Terapias de frío. Esta practica es muy recomendable también después de un entrenamiento intenso, o de una competición. La practica consiste en  sumergirse en agua helada o darse un masaje con hielo. Tiene un efecto de alivio sobre el dolor muscular y favorece la recuperación para la siguiente prueba o si tiene varias pruebas seguidas.  También tonifica mucho las piernas, previene varices y las deja más hidratadas.
  • Masaje y utilización de la sauna.  Si es un profesional el que realiza el masaje mejor ya que sabra tratar las partes con mas cuidado y precisión. Aunque en cuanto a sus ventajas físicas son menores a los anteriores consejos, sí que favorece e incrementa la relajación corporal favoreciendo una recuperación psicológica que también es importante de llevarla a cabo. En cuanto a la sauna, sí que puede favorecer una relajación también muscular.
 
Por Isabela Stoleru