POSIBLES RAZONES POR LAS QUE AUN ENTRENANDO NO MEJORAS

Todos los que alguna vez hemos decidido levantarnos del sofá para practicar deporte somos conscientes de lo que cuesta conseguir un mínimo estado de forma.
Y si además, hemos querido ponernos algún reto o participar en alguna competición sabemos que sin entrenamiento no hay mejoría deportiva.
Pero ¿qué pasa cuándo por más que entrenamos no mejoramos?

Razones por las que el entrenamiento podría no surtir efecto

Cuando estamos en un estado de forma bajo y empezamos a entrenar, o simplemente comenzamos a realizar una actividad deportiva de manera rutinaria, notaremos de manera rápida una gran mejoría.
Pero sin embargo cuando ya tenemos cierta rutina deportiva puede que condición física deje de mejorar a la misma velocidad e incluso se pare, es decir por mucho que entrenemos no mejoramos.
Cuándo esto pasa tendremos que parar y recapacitar si hay algo que no estemos haciendo bien. Vamos a ver algunas posibles causas.

1 – ¿Hemos establecido unos objetivos?

Por ejemplo en el ciclismo, más concretamente en el MTB, hay una gran variedad de disciplinas y muy diferentes entre ellas y los profesionales que participan a cada una de ellas le dedican el entrenamiento de toda su deportiva.
Es imposible que un campeón de XC como Nino Schurter rinda al mismo nivel y al mismo tiempo en competiciones de larga distancia, esto es porque su preparación ha sido establecida en base a unos objetivos concretos.




Sin unos objetivos claros el entrenamiento al que aspiramos es el que se conoce como de mantenimiento y lo único que conseguimos con él es no perder el estado de forma que tenemos pero no mejorar.
Necesitamos objetivos medibles (distancia, velocidad, tiempo) para realizar entrenamientos específicos.

2 – Estamos realizando un entrenamiento adecuado

En relación al punto anterior si ya hemos decidido nuestro objetivo, una carrera de XC por ejemplo, pero sin embargo nuestro entrenamiento consiste en realizar largas tiradas a ritmos cómodos, mejoraremos nuestra resistencia pero nunca conseguiremos el punto de velocidad que se necesitan en distancias cortas.

article-plan-entrenamiento-con-rodillo-en-bicicleta-568bacd136039

Por lo que por mucho que entrenemos no mejoraremos de cara a nuestro objetivo.
Si tenemos un objetivo claro pero no sabemos entrenarlo, es mejor que acudamos a un profesional que nos ayude con nuestro entrenamiento. Te sorprenderás de los resultados en pocos meses.

3 – Sé sincero, ¿estás realizando correctamente el entrenamiento?

A veces somos nosotros mismos los que torpedeamos nuestro avance deportivo. Si ya conseguiste fijar unos objetivos y tener un plan de entrenamiento acorde a ellos, ¿lo estás siguiendo? No vale de realizar un entrenamiento a medias y creernos que aún así dará los mismos resultados. Así que si no estas mejorando, piensa si estás siguiendo el entrenamiento como es debido.

4 – Descanso y nutrición

Si tu dieta no está incluida como parte del entrenamiento es hora de que la revises porque puede ser esta la que te esté parando a la hora de conseguir tus objetivos.
Y, ¡ojo! porque hay muchos deportivos que no llevan una dieta adecuada tanto por defecto como por exceso.
Otro gran error es aquellos deportistas que piensas que los días marcados como descanso en el calendario son los idóneos para entrenar un poco más y así conseguir los objetivos antes. El entrenamiento consta de dos partes: esfuerzo y recuperación, si alguna de las dos falla no surtirá el efecto esperado.

Por:  Ignacio – BrujolaBike