MTB Y RUTAS NOCTURNAS, UNA EXPERIENCIA INTENSA

En pleno verano y las temperaturas, en gran parte de Latinoamérica, durante el día son infernales para practicar cualquier tipo de deporte.
De todos es sabido que no es recomendable practicar deporte con temperaturas muy elevadas. El problema es que para montar en bici en pleno verano o sales a las 7 de la mañana o a las 9 de la tarde/noche.

De esto último vamos a hablar en este artículo, de las rutas nocturnas con la bicicleta de montaña. Es una experiencia muy interesante y sobre todo diferente, y que si practicas el mtb y aún no lo has probado, desde BiciRD lo recomendados sin ninguna duda.

En principio se podría pensar que adentrarse en el monte con una bicicleta de noche es una locura. De hecho lo es si no se va lo suficientemente preparado. Por ello vamos a dar una serie de consejos para que una ruta nocturna en mtb sea segura y divertida.

El primer consejo sería no salir solo de noche con la bici de montaña bajo ningún concepto. Tenemos que tener en cuenta que si tenemos una avería y nos quedamos tirados en mitad de la noche no va a ser una sensación para nada agradable. Y una avería no es lo peor que nos puede pasar, imaginemos que sufrimos una caída y nos quedamos inmovilizados por algún motivo. Mejor no pensarlo. por ello no es recomendable salir sólo de noche bajo ningún concepto.

Evidentemente otro factor que hay que tener en cuenta para realizar una ruta nocturna es la iluminación. Para ello tendremos que llevar un piloto rojo en la parte trasera de la bicicleta, para que nos vean los que van detrás nuestra, y en la parte delantera deberemos llevar un foco específico para bicicletas. En el mercado hay multitud de focos, que suelen ser led, que tienen varias posiciones de iluminación y una duración determinada, que puede ir desde las 2 hasta las 4 o 5 horas de duración, dependiendo también de la posición de iluminación que llevemos.

La ruta la deberemos realizar por lugares que ya conozcamos. Aun así de noche es mucho más fácil desorientarse, ya que el campo de visión es mucho más reducido. Por ello es mejor ir por lugares conocidos y no explorar.

En cuanto a la duración de la ruta tendremos que tener en cuenta de cuánto tiempo de iluminación tenemos. Si nuestro foco dura 4 horas, lo ideal es que la ruta no superase las 3 horas y media. Habrá que dejar siempre un margen de tiempo por si tenemos algún contratiempo.

De noche es también importante llevar gafas transparentes, como medio de seguridad, ya que los mosquitos y las ramas de los árboles nos acechan y nos pueden golpear los ojos en cualquier momento.

En cuanto a la ropa, tenemos que tener en cuenta también que por la noche la temperatura es muy inferior a la del día. Y si la ruta discurre por la vega de algún río la temperatura es más baja aún. Por lo tanto no está demás llevar algo de ropa de abrigo finita.

También es muy importante dejar a algún familiar o amigo la ruta exacta por donde va a discurrir nuestra aventura, ya que en caso de avería, caída o algún otro contratiempo de este modo nos podrán ir a buscar de manera más sencilla.

Y el último consejo es disfrutar. De noche las sensaciones son totalmente diferentes a las día. Al tener la visión muy reducida se nos agudizan otros sentidos, principalmente el oído, y estaremos escuchando ruidos y animales durante toda la ruta. Es una sensación que merece mucho la pena.

Si tienes otros consejos, compártelos en los comentarios.
Fuente: Marcha & Rutas