MONTAR SIN MIEDO A CAERSE

En el ciclismo, como en otros deportes de cierto riesgo en los que existe el peligro de sufrir caídas graves, cuidar el aspecto mental es crucial para conseguir mantener un rendimiento alto sobre la bicicleta.caida

Correr temeroso, acogotado, nos hará perder metros en cada descenso o, en el caso del ciclismo en carretera, nos impedirá rodar cómodos en un pelotón numeroso.

Es por ello que cada vez más ciclistas que han sufrido caídas se ponen en manos de especialistas para superar la traumática experiencia.

En este artículo ofrecemos algunas claves para que tú también puedas perder el miedo a caerte en bici.

Claves para perder el miedo a caerte en bici

Algo que puede parecer una perogrullada pero que es vital para recuperar la confianza tras una caída es llevar la bici a taller para asesorarnos  de que está en óptimas condiciones.

En caso contrario podemos ir sobre ella sin la tranquilidad necesaria pensando que, en caso de llevarla al límite algo podría fallar.

De igual modo que nuestra bici necesitará un reset, también nuestra mente estará necesitada de cierto tratamiento.

Hablar sobre nuestros miedos con amigos, familiares, nuestra grupeta habitual o incluso con un especialista, nunca estará de más.

Otra manera de ganar confianza para perder el miedo a caerte en bici es investigar y perfeccionar nuestra técnica sobre la bicicleta.

ciclistas1

Es posible que la caída que sigue repiqueteando en nuestra cabeza, la que nos impide disfrutar sobre la bici como antes, se debiese a que no atacamos la curva de la manera adecuada o a una posición incorrecta sobre nuestra bicicleta, cuestiones técnicas fáciles de solventar.

Si la caída nos está llegando a suponer un problema de ansiedad, si el mero hecho de pensar en volver a prepararse y lanzarse sobre la bici nos agobia, lo ideal es que nos lo tomemos con calma, la aparquemos durante un tiempo y nos pongamos en las manos adecuadas para superar nuestros problemas.

Seguro que en pocos meses podremos volver a disfrutar del ciclismo como merece. Esto es lo mejor para su salud mental e incluso física: montar en bici tensionado no es una buena idea.

Controlar la respiración es un método de relajación de eficacia probada.

Antes de montarse sobre la bicicleta pruebe a hacer diez respiraciones lentas y profundas: comprobará como su frecuencia cardíaca se reduce y, por tanto, se encontrará más tranquilo y en condiciones óptimas para perder el miedo a caerte en bici.

¿Un miedo insuperable?

Por último, sé consciente de que ese miedo nunca terminará de irse del todo. Igual que el dolor por una pérdida o el remordimiento por una mala acción, el ser humano no aspira a perder del todo sus miedos sino a aceptarlos y aprender a convivir con ellos.

Así pues, cuando un mal pensamiento llegue a nuestra cabeza intentar liberarla, centrarte en lo mucho bueno que te ha dado el ciclismo, en cómo disfrutas del mountain bike.

Puede que no logres perder el miedo a caerte en bici, pero sí lograrás adaptarte a ellos y volver a divertirte practicando tu pasión.

Fuente: Murcia, 1990