MANILLAR DE ALUMINIO O DE CARBONO? CUAL COMPRO?

Es una de las cuestiones más repetidas a la hora de hacerse con un nuevo manillar, cuadro y demás componentes para nuestra bicicleta. ¿Lo compro de carbono o de aluminio?
En el artículo de hoy queremos ayudarte a tomar la decisión repasando las cuestiones más importantes para un manillar mientras vemos en qué es el aluminio una mejor opción y en qué las prestaciones del carbono son superiores.

Qué es importante en un manillar: carbono vs. aluminio

Una de las exigencias a cualquier manillar es la comodidad. En este apartado, el carbono absorbe más y mejor la vibración, por lo que se trata de la mejor alternativa si este apartado es una prioridad para nosotros.




En cuanto a la rigidez, al contrario de lo que se piensa, el carbono es tan o más rígido que el aluminio.
Pese a ser superior en el apartado anterior, lo que lleva a equívocos al respecto, el carbono al menos empata, si no supera al aluminio también en este campo.

La tercera cuestión a tener en cuenta es el peso, y en ella vuelve a ganar el carbono. Por lo general los manillares de carbono son más ligeros que los de aluminio.

 039025_1z

La durabilidad es algo importante a la hora de realizar una inversión, especialmente en un mundo en el que la obsolescencia programada está a la orden del día.
En nuestro particular carbono y aluminio tienen una vida útil similar.

Entonces, ¿en qué gana el aluminio? Dos empates y dos victorias del carbono harían de esta una comparativa muy desequilibrada de no ser por el último de los parámetros analizados: el precio.
Y es que  ahí el aluminio gana por goleada, ya que un manillar de ese material suele costar la mitad o una tercera parte que un manillar de carbono.

En definitiva el carbono es un material de calidad superior para nuestro manillar, lo que queda patente especialmente en su peso y su forma de absorber la vibración. Sin embargo el mercado ofrece excelentes opciones de aluminio a un precio mucho más competitivo.