LO QUE TODO CICLISTA DEBE LLEVAR EN UNA SALIDA

Salir a rodar por el monte o la carretera es  una experiencia positiva y divertida, pero no siempre sucede así.

Los pinchazos, las roturas de cadena o de cambios e incluso la siempre temible ‘pájara’ son problemas que persiguen a los ciclistas en cada salida, y requieren de ciertas cosas imprescindibles que todos debemos de llevar encima para evitar problemas.

Aunque hay quien prefiere ahorrar peso cuando sale a pedalear, hay algunas cosas que no deberían faltar en cada salida ciclista.

Agua

A menos que uno quiera pasarse todo el viaje buscando una fuente en la que apagar la sed, llevar un bidón con agua es inexcusable para el ciclista. Los cálculos más comunes indican que se debe beber aproximadamente  75 centilitros por cada hora de pedaleo, aunque conviene no despistarse cuando el clima es cálido: deshidratarse es más fácil de lo que parece, así que beber aunque no se tenga sed es una buena política. Una botella de plástico sencilla es enormemente barata y soluciona el problema, y se puede rellenar, ahora sí, en cualquier fuente del camino.

Muchos ciclistas optan por mezclar en el agua algún tipo de líquido isotónico, que aporta sales minerales al organismo. Se pueden comprar también ya preparados, en cualquier supermercado o tienda de deportes.

Neumático nuevo

Doblados ocupan muy poco, y en caso de pinchazo son lo más práctico. Cambiar el neumático completo es mucho más fácil que ponerse a buscar el lugar en el que la cámara está pinchada para parchearla. Eso sí, para lograrlo hay que contar con las dos siguientes herramientas de la lista.

Llave para cambiar neumáticos

Esta simple tira de plástico con la cabeza doblada es uno de los grandes inventos ciclistas. Permite retirar sin esfuerzo la cubierta de la llanta para sacar el neumático dañado, y ayuda después a devolverla a su sitio. Ocupan muy poco espacio, son muy baratas y resultan imprescindibles tanto en ruta como en casa.

Bomba de aire

Aunque es muy conveniente disponer de una buena bomba de pie con manómetro en casa, para los desplazamientos basta con una portátil, de menores dimensiones. Las hay de diferentes tamaños, aunque las que se ven más habitualmente en las carreteras miden unos treinta centímetros de largo y se pueden llevar bien acopladas al cuadro de la bici, bien guardadas en los bolsillos posteriores del jersey. La mayoría de las que hay en el mercado tienen en un extremo un selector para elegir el diámetro de la válvula a la que se va a dar aire, mayor en el caso de las bicicletas de montaña, muy fino en las ruedas de carretera.

Como son tan pequeñas, dar aire a un neumático puede llevar su tiempo, pero el tamaño y el peso importan cuando se suben cuestas; de hecho, una alternativa actual a las bombas de aire son unas pequeñas cámaras que contienen CO y que hinchan por sí solas los neumáticos. El problema es que, cuando se acaban, ya no hay manera de rellenarlas

Multiherramienta

Son como una pequeña colección de llaves y utensilios que, en apenas diez centímetros de longitud, resumen lo esencial que debe tener un ciclista cuando sale a la carretera. Las más sencillas, suficientes para el principiante, disponen de llaves Allen de varios tamaños y al menos algún tipo de destornillador. Son muy útiles para muchas cosas: para regular el asiento cuando se está incómodo, para colocar en su sitio un pedal que se ha movido, para apretar los frenos si se aflojan…

Casco

Cada vez son más cómodos y ligeros, y su uso es más que recomendable tanto en carretera como en la montaña. Un buen casco no tiene por que ser caro y en caso de accidente, según informes, impide una lesión grave en dos de cada tres caídas. Hay cierta reticencia a su uso en ciudad, pero llevarlo es una garantía. Además, últimamente han proliferado los diseños modernos y funcionales que hacen menos consistentes las excusas para dejárselo en casa.

El teléfono celular

Hay días en los que todo lo que puede ir mal irá mal, en los que el neumático con que se ha cambiado  acaba por pincharse otra vez, o, en el peor de los casos, en que uno se cae y se hace daño o se le quitan las ganas de seguir pedaleando. En ese caso, la mejor solución es el teléfono móvil: una llamada a tiempo a casa o a emergencias puede ser el recurso necesario para salir de un problema.

Dinero

Es necesario llevar algo de dinero encima,  por si es necesario comprar bebida, un neumático nuevo, hacer una llamada telefónica desde una cabina , pagar un taxi o un montón de incidencias que se pueden dar en la carretera.

¿Cómo llevo todo esto encima?

¡Tampoco es para tanto! Todo lo que consideramos imprescindible para salir a la carretera cabe en muy poco espacio: las herramientas son pequeñas y se pueden llevar en los bolsillos traseros del jersey , en unos bidones, semejantes a las botellas de agua, que se acoplan en el cuadro de la bici o en un pequeño bulto atrás del sillín.