COMO SE COMPORTA EL CUERPO DURANTE UNA SUBIDA

Tu cuerpo pasa por algunos cambios bruscos cuando comenzamos a subir con nuestra bici una dura subida o puerto de montaña

A medida que el puerto se inclina, tu cuerpo experimenta una serie de reacciones metabólicas que pueden ocasionar algún tipo de dolor en el momento, pero que a largo plazo serán beneficiosas. (Cuanto más lo hagas, mejor irás). Te dejamos un desglose de lo que le sucede a tu cuerpo durante una subida.

Noticia relacionada: Entrenamiento para convertirse en un autentico escalador 

Tus piernas

Mientras pedaleas por una cuesta o puerto de montaña, la gravedad intenta tirar de ti hacia abajo. Cuanto más pronunciado sea el puerto, mayor será la atracción de la gravedad. Esto significa que necesitas utilizar más músculos para mantener el impulso hacia adelante.
Puertos que se suben -especialmente sentados, durante la escalada tendemos a acoplar los glúteos, cuádriceps y pantorrillas en un grado mayor que al pedalear de pie.
La escalada de un puerto de montaña sobre la bicicleta crea conexiones tan neuro-musculares que necesitas mas fibras musculares activas y a tu disposición, también debemos tener en cuenta esas pequeñas fibras que contienen nuestros músculos, las cuales reconstruyen en mayor medida cuando descansamos, por lo que notaremos como iremos subiendo mejor con el tiempo y que a nuestras piernas le costará menos afrontar esos duros puertos de montaña.
Tu cadencia de pedaleo, naturalmente, se verá reducida en los ascensos, pero manteniendo un cadencia de entre 75 a 80 pedaladas por minutos nos ayudará a mantener las piernas menos fatigadas para llegar a la cima.

Tu corazón

Cuanto mas músculos usas para subir ese puerto de montaña, tu corazón necesita trabajar más para suministrar mas oxígeno y sangre rica en nutrientes donde sea necesario. Todo ese trabajo también genera calor, lo que significa que nuestro corazón tendrá que trabajar más, La sangre también es requerida en la piel para ayudar a salir el sudor y a mantener la calma de la piel debido al aumento de temperatura de tu cuerpo. Tu ritmo cardíaco aumentará entre 30 a 40 latidos por minuto más alta cuando estas subiendo el puerto que cuando vas llaneando en llano o en alguna subida que no supera el 2 ó 3%.




En cambio si te pones de pie, tu ritmo cardiaco se vera aumentado en 10 latidos mas, ya que estas necesitando aportar energía a la parte superior de tu cuerpo: Los brazos, hombros y la espalda necesitan aumentan el consumo de oxígeno y por lo tanto exigen que el corazón tenga que latir mas rápido y con mas fuera. Todo este esfuerzo hace que tu corazón se haga mas fuerte para que pueda bombear más sangre en cada latido. (Esta es la razón por la que los ciclistas con un buen nivel tienen las frecuencias cardíacas en reposo de 10 a 15 latidos más bajas que el resto de ciclistas.)

Los vasos sanguíneos

De nada sirve que el corazón bombée la sangre hacia fuera como una boca de incendios abierta si tu cuerpo no puede entregar ese fluido que es esencial a todos los músculos que lo necesitan. Subir pendientes aumenta la demanda sobre el sistema de suministro de sangre, por lo que su cuerpo responde aumentando y dilatando los vasos sanguineos. Esto permite que sus células musculares tengan toda la sangre que necesitan para obtener grandes cantidades de oxígeno y nutrientes y con ello producir la energia necesaria.

Tus mitocondrias

Los mitocondrias son los hornos de producción de energía de su célula, y van a toda marcha en los ascensos o puertos de montaña.
Tanto es así, que tu cuerpo se adapta para multiplicar la construcción de sus mitocondrias correspondientes,los cuales les ayudan a utilizar el oxígeno de manera más eficaz, así como el láctato.
Es por eso que subir pendientes te ayudará a elevar tu umbral de láctato , que a su vez te permitirá mantenerte en zona aeróbica y quemar grasa a intensidades más altas. Eso significa que podrás andar más rápido, con mayor desarrollo y distancias mas largas sin llegar a fatigarte.

Noticia relacionada: Errores que se cometen en una subida 

Tu núcleo

Utiliza tus músculos de la base de tu cadera para mantener una plataforma sólida mientras que tus piernas trabajan dispares.
Tus abdominales, la espalda y los oblicuos también influyen en a la hora de proporcionar energía a nuestras piernas, la fuerza de tracción que se genera a través de tu núcleo se transmite a tus piernas que le ayudarán a aumentar la fuerza que estas le aplicarán a los pedales.
Esos músculos de anclaje se involucran aún más para estabilizarte cuando te levantas del sillín en un puerto de montaña o subida.
Subir grandes pendientes ayudará a fortalecer el núcleo, pero también puedes mejorar tu escalada si practicas entrenamientos para fortalecer estos músculos y tarden mas en fatigarse cuando subas.

Tu cerebro

La escalada es un entrenamiento mental como físico: La ciencia ha demostrado que el diálogo interno negativo de nuestro cerebro con nuestro cuerpo realmente nos hace más lento, en cambio la “auto-charla” positiva ayuda a mejorar. subir-mejor
El entrenamiento ideal para la formación del cerebro en estos casos no es mas que ir aumentando tus metas con respecto a lo que vas consiguiendo, es una batalla que debes ganarle y que poco a poco lo conseguirás con estos ejemplos: Para empezar lo primero que debes hacer es ver donde esta tu cerebro situado en tus entrenamiento y hasta donde quiere llegar, luego ve poniéndote metas cortas como; “tengo que llegar al siguiente poste de luz”, es importante que controles conscientemente la respiración, cuando afrontes una subida larga, mantén la calma no quieras llegar en 20 segundos pues si te lo tomas con calma llegaras en varios minutos en cambio si atacas haciendo caso de la primera orden de tu cerebro puede que no llegues arriba y te vuelvas.
Lo dicho cada vez que llegues a coronar un puerto, iras construyendo mas confianza para conquistar el siguiente puerto que te propongas.

 

Si tienes otros consejos, compártelos en los comentarios.
Fuente: Brujulabike