AFRONTAR CON ÉXITO UN MARATÓN CON LA MTB

Cada vez son más habituales las marchas de bicicleta de montaña de larga duración.

El objetivo de muchos de nosotros amateurs es poder afrontar una maratón con la bicicleta de montaña.

En este artículo vamos a daros 5 consejos fundamentales para poder afrontar este reto.
Los consejos van a estar siempre orientados a que el cuerpo tenga la energía suficiente para aguantar las horas que sean necesarias encima de la bicicleta.

1. Cadencia de pedaleo

En una maratón con la bicicleta de montaña es muy importante la cadencia en el pedaleo.
Con el fin de ahorrar energía y poder aguantar sin problema es aconsejable llevar una cadencia alta.

Aunque la cadencia es algo individual de cada uno, si vamos demasiado atrancados estaremos fatigando en exceso la musculatura, y al cabo del tiempo podrían aparecer calambres.

2. Adaptación a la bicicleta

En una prueba de largo recorrido es fundamental que estemos adaptados totalmente a nuestra bicicleta.
Para ello no estaría de más realizarse un estudio biomecánico.
En él nos ayudarán a encontrar no solamente la postura más cómoda sobre la bicicleta, sino también la más efectiva.

Si no estamos adaptados totalmente a nuestra bicicleta con el paso de las horas en la prueba seguramente aparecerán dolores y molestias indeseadas, como por ejemplo dolor de cuello o de brazos.

3. Comida e hidratación

La comida y la hidratación son otro de los puntos clave a la hora de afrontar una maratón con la bicicleta de montaña.
Para que nuestro organismo tenga energía durante toda la prueba hay que comer y beber constantemente.

Puede ser que llevados por la emoción de la prueba se olvide este punto.
Por ello es recomendable poner algún tipo de alarma en el reloj o en el cuentakilómetros que nos recuerde que tenemos que alimentarnos y beber.

Hay que comer sin hambre y beber sin sed.
Es recomendable cada 20 minutos, más o menos, beber agua o bebida isotónica.
Y cada hora comer algo, ya sea en un avituallamiento o en forma de barritas o geles.

4. Cuidado con la intensidad

En este tipo de pruebas también suele ser habitual el ir a un ritmo que está por encima de nuestras posibilidades al inicio de la prueba.
Esta situación puede pasarnos facturas pasadas unas horas.

Es importante mantener la tranquilidad y no calentarse para poder aguantar.
Para ello podemos ir pendientes del pulsómetro para controlar que nuestro pulso no se nos dispare.

Es mejor ir un puntito por debajo al principio, al final nuestro cuerpo nos lo agradecerá.
Además si llegamos con fuerza al final podemos darlo todo en ese último tramo.

5. Detalles

Con detalles nos referimos a cosas que en principio pueden parecer insignificantes pero que pueden ser una pesadilla en pruebas de este tipo.

Nos referimos a detalles como la protección solar en el caso de que la prueba se realice a pleno sol.
Si no nos echamos crema podemos acabar con la piel totalmente quemada.

También hay que tener en cuenta las posibles rozaduras que pueden aparecer en zonas como las ingles debido al roce continuo con el sillín de la bicicleta.
Por ello es recomendable echarse crema en dicha zona.

Tampoco está demás echar un diclofenal o similar para poder aliviar el dolor.
Es algo que ni ocupa ni pesa nada y que nos puede salvar en un momento determinado.

Por Jairo Flores