¿ADICCIÓN AL CICLISMO?

En el ámbito del ciclismo, la línea entre la dedicación y la adicción puede ser ultra-delgada.

Como ciclista regular, es muy probable que tu gran interés en el rendimiento tenga un fuerte impulso para mejorar en los entrenamientos y las carreras.

A veces, es probable que te sientas bajo el ataque de familia o amigos que cuestionan o se burlan diciéndote que tu hábito al ciclismo es ‘obsesivo’.
Sin duda, citando los muchos beneficios de la bicicleta: las amistades, las mejoras masivas de la salud, conseguir un cuerpo tonificado y como no, a todos esos lugares llegas a explorar montado en tu bicicleta.




¿Pueden llevar alguna razón los críticos que te dicen que estas ‘obsesionado’? ¿Puede tener tu afán o interés por mejorar situarte a punto de cruzar esa delgada linea de la dedicación a la adicción?

La adicción a la bicicleta se define por una necesitas interna, incesante por entrenar duro todos los días sin tomarte el tiempo de descanso que el cuerpo necesita para descansar y recuperarse por no hablar de atender otros compromisos en tu vida. En otras palabras, la adición debemos definirla como dañina.

Ignoras las peticiones de familiares o amigos. Tus prioridades se re colocan, y no permites que nada se interponga entre tu y tu bicicleta.

Una vez que se cruza esta línea, los beneficios de la bicicleta comienzan a disminuir. El ciclista adicto siente más dolores y molestias, se vuelve propenso a las lesiones físicas, resfriados regulares y enfermedades ocultas.

También puedes ser susceptible al desgaste y todo lo que ello implica: una disminución del rendimiento, bajo estado de ánimo, cambios en el apetito, dificultad para dormir y en general la sensación de que los resultados no son proporcionales a la intensidad del esfuerzo ejercido.

Para un adicto al ciclismo, esta pérdida de forma y los sentimientos de dificultad pueden ser devastadores.

Auto-Examinate ¿Eres adícto al Ciclismo?

Responde a los seis estados siguientes que te ayudarán a determinar si tu dedicación al ciclismo se dirige al territorio de la adicción.

Si tu respuesta está de acuerdo o muy de acuerdo con la mayoría o la totalidad los siguientes estados, es necesario que consideres si tu compromiso con el ciclismo puede haber cruzado la linea, por lo que estarás en riesgo de convertirte en un adicto al ciclismo.

  • Me resultaría difícil hacer frente a mi vida sin practicar ejercicio.
  • Entre mi familia y yo surgen conflictos con bastante frecuencia acerca de la cantidad de ejercicio que hago con mi bicicleta.
  • Uso el ejercicio para cambiar mi estado de animo.
  • Si tengo que faltar a una sesión de entrenamiento, me siento de mal humor e irritable.
  • Con el tiempo he aumentado considerablemente la cantidad de ejercicio que hago en un día.
  • Si deliberadamente reduzco la cantidad de ejercicio que hago, al final termino volviendo de nuevo a mis viejos tiempos y vuelvo a hacer el mismo ejercicio que tan a menudo que hacia antes.
Si realmente la mayoría de estos seis estados concuerdan contigo y con tu estilo de vida. Estas a punto de cruzar la delgada linea de la adicción al ciclismo.

Todos tenemos algún amigo o conocido que al que le puede ser util este articulo. ¡Compártelo!

 
Por: Brujulabike